logo

masaje europeo

La técnica de masajes más realizada es el masaje europeo o sueco, que como principal característica presenta el uso de aceites para evitar la fricción con la piel. Para aliviar la tensión muscular, reducir el stress, relajarse y mejorar la circulación de la sangre, el Masaje Europeo es ideal. Los movimientos, activos y pasivos, que realiza el masajista, se hacen hacia el corazón para impulsar la circulación de la sangre.

Los efectos de esta técnica de masajes se comienzan a ver desde la primer sesión, las cuales deben durar entre 45 y 90 minutos.

Entre las maniobras características del Masaje Europeo se encuentran: Effleurage, Petrissage, Rodillos, Percusión, entre otras.

El masajista inicia la sesión con la técnica Effleurage, que se utiliza para esparcir el aceite por cuerpo ayudando a calentar y relajar los músculos.

Luego usa el Petrissage, que son unos movimientos similares a los de amasar, para relajar profundamente al paciente.

Con sus dedos pulgares, el masajista ejercerá presión sobre los puntos donde el paciente haya indicando que siente dolor, y realizará movimientos circulares para calmar la tensión.

Después empleará la técnica de Rodillos con la que tomará una pequeña zona de la piel y la pellizcará suavemente. Además dará palmaditas sobre las espalda y otros músculos
para energizar el cuerpo, usando la técnica llamada Percusión.

Para finalizar la sesión, el masajista deslizará las puntas de los dedos por todo el cuerpo ejerciendo una leve presión, para aplacar los nervios y aflojar los músculos.

Además, esta técnica de masajes, generan en el paciente un sentimiento general de bienestar, se fomenta el sueño y calma la ansiedad.

El masaje europeo está contraindicado para personas con fiebre, diarrea, vómitos, venas varicosas o trombosis, y no se masajea el abdomen en casos de alta presión o problemas del corazón.

 
www.000webhost.com